Estáis a punto de culminar un proyecto que empezasteis hace 15 años aproximadamente, cuando os dejaron, probablemente llorando en la puerta del colegio. La etapa que vendrá ahora, sin duda, tiene ser la mejor y la que os puede condicionar el resto de la vida. En la universidad es donde os formaréis profesionalmente, puede que hagáis amigos que os durarán para siempre, y que encontréis el amor. No es en vano, pues, elegir bien el grado que deseáis estudiar ni la Universidad que queréis ir. De ahí la importancia de la nota de las PAU. Hacer frente a los Exámenes de Selectividad es un reto difícil, pero nada de que no podáis salir exitosos. En este post os damos algunos consejos para aprobar los examenes de Selectividad sin morir en el intento.

 

consejos para aprobar los examenes de selectividad

Id a la selectividad con una actitud positiva y siguiendo algunos consejos que os servirán de mucho:

  1. El primer examen es fundamental. Prepararos bien los idiomas. Bueno, de hecho prepararos todas las asignaturas, (las optativas son las que cuentan más) y haced exámenes. No olvidéis que la materia de modalidad os puede contar dos veces. Es la que os dará más puntos. En la web Gencat: Universidades e Investigación los encontraréis corregidos. Haced los exámenes en casa calculando el tiempo y luego comprobad las correcciones. Anotad los errores recurrentes. A veces es tan importante la manera de responder como lo que se responde.
  2. Invertid en redacción. Si hacéis faltas, poco podéis hacer ahora, pero sí que podéis estructurar bien un texto. Procurad hacer letra clara, presentar un examen limpio y poner orden en los textos que escribáis de cualquier asignatura.
  3. Aseguraos bien que habéis entendido el enunciado de la pregunta y pensad qué queréis responder. No entreguéis el examen sin releer. Un examen no se empieza con el bolígrafo en la mano, se empieza pensando y se termina revisando.
  4. Los nervios son el peor enemigo. Agobiaros innecesariamente, perjudica. Si notáis sudor en las manos o temblores en las piernas, respirad hondo, contad hasta 20 lentamente y calmaros. Puede pasar que os pongan una pregunta que no sepáis como contestar, pero el que no puede ser es que vosotros mismos, por culpa de los nervios, no seáis capaces de demostrar todo lo que sabéis.
  5. Mens sana in corpore sano. Dieta saludable, buen descanso y un poco de deporte. Comida natural: pocas grasas, proteína, hidratos de carbono y fruta y verdura fresca. Para arrancar el día, plátano y un poco de chocolate, combaten el desánimo y ayudan a recuperar fuerzas. Olvidaos de dietas para adelgazar. Si no podéus dormir estudiad hasta que se os caiga la cabeza encima del libro. No caigáis en el error de perder el tiempo en la cama sin dormir, pone nervioso e impide el descanso. De otra banda, si os morís de sueño, dormid. Adormecidos, delante de los apuntes, ni se aprende si descansa. Deporte a primera hora de la mañana: activa el cuerpo y la mente. Para quien no sea capaz de madrugar más de la cuenta, haced deporte por la noche, antes de cenar. Por lo menos en días alternos.
  6. Estudiar, estudiar y estudiar. Hasta el último minuto podéis aprender. Como más horas podáis rendir delante del libro, mejor.

Properamente iniciaremos el Curso Intensivo de Selectividad a Formació Miró.

Os iremos informando. ¡Estad atentos!