¡Ánimo, chicos! Que la ESO está a punto de acabar. No os molestaremos con el discursito de los dieciséis años, la responsabilidad, la puerta a la edad adulta, bla, bla, bla… Lo que sí es importante es que, serenamente y con la cabeza fría, escojáis bien qué modalidades de bachillerato queréis cursar el próximo año.

A pesar de esto no penséis sólo a un año vista, porque un año pasa rápido, sino que deberíais realizar el ejercicio que os propongo: cerrad los ojos e imaginaos a vosotros mismos con treinta años. ¿Cómo os gustaría que fuese vuestra vida? ¿De qué os gustaría trabajar?

modalidades de bachillerato

Esto, sin duda, es lo que debéis tener en mente en el momento de escoger la modalidad de bachillerato: la formación posterior que querréis recibir para encaminaros a una profesión que, posiblemente, desempeñareis durante el resto de vuestras vidas.

Por ello os damos unos consejos a tener en cuenta, para intentar reducir el error al mínimo.

  1. Olvidaos de los criterios de “facilidad”: no os dejéis llevar por la supuesta facilidad o dificultad de las materias. Una asignatura dura un curso y la formación es para toda la vida.
  2. No importan las optativas de la ESO: da igual si durante la etapa anterior habéis cursado asignaturas de ciencias pero os tiran más las letras, o al revés. Tenéis todo un verano para preparar las nuevas opciones, poneros al día de las carencias y además seréis más polifacéticos. Consultad nuestros cursos de verano para una buena preparación antes del Bachillerato y así empezarlo con una buena base.
  3. Olvidad los sentimentalismos: no escojáis las materias en función de los profes que más os gusten, ni porque son las que han escogido vuestros amigos, ni por las profesiones de vuestras padres y muchos menos por los negocios familiares. Mantened la vista en el futuro. No penséis en las materias sino en la profesión: ¿Os veis dando clases? ¿O os gustaría hacer programas y aplicaciones para ordenadores y móviles?
  4. Lo que me gusta me sale bien y lo que me sale bien me gusta: pensad en vuestras habilidades personales. La inteligencia es múltiple, solo se trata de conoceros bien para fortalecer la inteligencia que os domina y minimizar la que tenéis más débil.
  5. De cualquier forma, la decisión no es irreversible. Si os habéis equivocado, cambiad. Es mejor cambiar del bachillerato científico al social, puesto que os costará menos poneros al día con asignaturas secuenciales como literatura, historia o arte, por ejemplo, que en asignaturas continuas como matemáticas, química o física.

A la hora de escoger entre las diferentes modalidades de Bachillerato, aunque tengáis en cuenta todos los consejos, no os asustéis. Hacerse adulto significa tomar decisiones y ahora tenéis que hacerlo, así que adelante y pensad que un error en la elección no es un fracaso, sino que es una posibilidad de mejorar.

En nuestros centros ofrecemos cursos de Bachillerato. ¡Informaos sin ningún compromiso!

Centro Lleida: 973 273 684 | lleida@formaciomiro.com

Centro Barcelona: 93 1600 157 | bcn@formaciomiro.com