Estudiar matemáticas de secundaria puede ser un verdadero rompecabezas. Muchos pensáis que las matemáticas son una ciencia insondable y los problemas a resolver, se convierten en auténticos problemas que traspasan el papel para complicaros la vida. Sacaos ideas preconcebidas de la cabeza. Con las pautas que os daré a continuación veréis que sólo es una cuestión de disciplina y lógica —como todo en las mates—. Si seguís estos consejos, veréis como cualquiera, incluso “los de letras”, podéis sacar las mejores notas y ser unas hachas con los números.

  1. Practicar mucho: No vale mirar cómo están hechos los ejercicios de clase o mirar los ejemplos del libro. Por mucho que entendamos cómo los ha resuelto el profesor, es muy posible que cuando nosotros nos enfrentemos a un nuevo problema nos encontremos con dificultades que no habíamos previsto y no sabremos resolverlo. ¿Os suena aquello de “mi miraré mates”? Pues nada de nada. ¡¡Mucho papel, boli y a trabajar!!
  1. Es recomendable no empezar con ejercicios difíciles hasta que no se tengan dominados los más fáciles. Muchos alumnos quieren avanzar demasiado deprisa e intentan resolver ejercicios difíciles sin haber entendido del todo los más sencillos. Hay que tener paciencia para subir los peldaños uno a uno y no querer subir a saltos.

estudiar matemáticas de secundaria

  1. Deben cubrirse las carencias de base. Intentar aprender temas más avanzados de matemáticas sin tener base es una misión imposible puesto que la probabilidad de equivocarnos es altísima. Es mejor aprovechar periodos en los que aún no tengamos exámenes para repasar aquellos aspectos de base que nos faltan. Quien detecte dificultades de este tipo, debe pedir ayuda a profesionales. Si a partir de un punto os perdéis, no confiéis en entenderlo más adelante. Ocurre justo lo contrario, la bola se hace más grande.
  1. Hay que ser muy ordenado en el proceso de resolución y no saltarse ningún paso a la hora de resolver. Un alto porcentaje de los errores vienen por intentar saltarse pasos. Además, si todos los pasos están por escrito y de forma ordenada, a posteriori podremos repasar los ejercicios y detectar los errores con mayor facilidad. Los procedimientos no existen por azar, son para utilizarlos y poder resolver los ejercicios satisfactoriamente.
  1. Es importante entender el por qué en matemáticas. Algunos estudiantes os aprendéis los ejercicios o los procedimientos de memoria y os quedáis en blanco cuando el profesor realiza un pequeño cambio en la redacción del enunciado del problema. Eso no es aprender, es pasar un examen y antes o después se pagan las consecuencias.
  1. Debe primar la calidad sobre la cantidad. Es mejor dedicar una tarde a entender perfectamente 3 ejercicios que nos cuesten que hacer 30 fáciles y que ya dominábamos. Aprendemos cuando nos enfrentamos a las dificultades.No se aprende al realizar aquellos ejercicios que ya sabemos hacer, sino intentando pensar y hacer los que no nos salen.
  1. Antes de preguntar al profesor o a un compañero hay que dedicar un buen rato a intentar resolver el problema por nosotros mismos. Muchas veces esto causará que dediquemos mucho más tiempo del deseado, pero si conseguimos resolver el problema, nunca más se nos olvidará y si no lo conseguimos, cuando nos den la solución sabremos dónde nos habíamos encallado y no volveremos a estancarnos en lo mismo.
  1. Tener acceso a un profesor. Aunque es más gratificante estudiar con amigos o compañeros de clase, no dudéis de que es más efectivo hacerlo con un profesor. Sus propuestas son fiables, sabrá medir el grado de dificultad que podéis afrontar y tendrá recursos para ayudaros si no lo entendéis a la primera. En muchos casos el profesor es determinante para que el alumno entienda y se apasione por la asignatura. Intentar resolver un ejercicio que no os sale puede ser desesperante. Si estáis solos, podéis dejarlo correr, desmotivados, pensando que las matemáticas no están hechas para vosotros o comenzar a tirar de internet para buscar tutoriales o de móvil para consultar dudas por los grupos de Whastapp. ¡Terrible pérdida de tiempo! En Formació Miró contamos con un muy buen equipo de profesores de matemáticas de ESO y bachillerato a tu disposición.
  1. Aplicad las matemáticas al mundo real para que nos resulte más fácil imaginarnos su aplicación. No penséis que son una masa etérea sólo apta para cuatro cerebros privilegiados. Las mates están en todos los recodos de nuestra cotidianidad. Buscadlas y encontrareis ejemplos que os ayudaran a entenderlas.
  1. No estudiéis el día de antes. Insistimos en que las matemáticas no se estudian; se practican y por eso es importante hacerlo de forma progresiva. Un empacho 2 o 3 días antes del examen no acostumbra a dar buenos resultados. Es recomendable dedicarte un rato a la semana, se tenga o no examen. Además, de esta forma, el alumno podrá seguir las clases del profesor y por lo tanto extraerá el doble de provecho. Es más útil poco tiempo durante muchos días que mucho tiempo en pocos días.
  1. Destinad un mínimo de una hora y media a las sesiones de estudio. Si nos aplicamos en sesiones muy cortas, no sacaremos provecho ya que perdemos mucho tiempo en conseguir concentrarnos. Una vez hemos profundizado en la materia hay que aprovechar y no parar hasta que notemos que estamos demasiado cansados y comenzamos a perder la concentración.

 

No dudéis en poneros en contacto con nosotros para cualquier consulta, aclaración, horarios y metodología del centro, etc.

Repasos ESO:

Centro Lleida: http://www.formaciomiro.com/lleida/es/eso-y-bachillerato/

Centro Bcn: http://www.formaciomiro.com/bcn/es/clases-eso-bachillerato/